lunes, 14 de setiembre de 2009

ANALISIS TECNICO DE ACCIDENTES DE TRANSITO

Si las víctimas de accidentes de tránsito sufren lesiones visibles o si se sospechan lesiones internas, la policía deberá ser informada inmediatamente; por lo tanto es deber de la policía judicial investigar los accidentes y obtener cualquier EMP posible.

Toda investigación debe estar conformada por tres partes importantes:

1. Informe de los hechos, presentado por la policía judicial;( lesiones personales realizado por agentes de transito y homicidio por el CTI), en este informe debe figurar: los descubrimientos, las afirmaciones de los testigos y de las víctimas, información del escenario, condiciones de la ruta, temperatura del tiempo en el momento del accidente, descripción de las partes involucradas y cuándo ocurrió el accidente; además el informe debe contener información sobre el estado de los vehículos; neumáticos, llantas, luces, daños, huellas de la frenada, los puntos de impacto, las evidencias biológicas (fluidos orgánicos que quedan cuando se presentan víctimas, por ejemplo, pedazos de piel, sangre o exposición de órganos) y fragmentos de los vehículos (como la tierra que cae del guardafango al producirse el impacto, pedazos de farola o de stop y parte de la pintura que se desprende) etc.

2. Documentación completa y detallada de la situación y de los daños causados.

3. Recolección y preservación de los EMP.

En los accidentes donde hay únicamente lesiones corporales insignificantes, el Guarda de transito que hace el informe lo hace por sí mismo sin ayuda suplemententaria; en los accidentes de tránsito en donde los accidentados presentan lesiones corporales de alguna consideración será remitido al centro asistencial y posteriormente a instaurar la denuncia pertinente, que con el fin de asegurar y conservar cualquier evidencia este será remitido a medicina legal para el dictamen.

Para obtener un buen contraste en los recursos fotográficos, todas las huellas detectadas del accidente se enfatizan.

La ropa de las víctimas, los zapatos, el pelo o tejidos, las partes rotas del automóvil tales como: bomperes, espejos, laterales, farolas, llantas dañadas, cinturones de seguridad, tacómetros, etc, todo este material de evidencia es analizado en el laboratorio con los diferentes métodos de investigación utilizados para resolver casos criminales; los resultados de estos análisis se registran a manera de informes hechos por expertos forenses.

Lo más importante en la investigación de accidentes de tránsito es la búsqueda y aseguramiento de las evidencias, ya que si ocurren fallas u omisiones durante esta etapa no podrá compensarse ni siquiera con los métodos de laboratorio más sofisticados.

En la búsqueda de la evidencia es importante contar con buenas fuentes de luz, ya sea luz natural o artificial. La longitud total de la huella de una frenada, derrape o arrastre se puede ver con frecuencia sólo si se examina la evidencia en un ángulo plano con buena fuente de luz y mediante un cuidadoso examen de las huellas o marcas dejadas por las llantas: las irregularidades tales como fracturas, interrupciones, intersecciones aparecen reveladas allí; en general estas irregularidades son producidas por influencias externas, por ejemplo con el paso de un peatón.

La ubicación de estas huellas puede indicar el punto exacto de colisión en una forma mucho más precisa que cualquier otro cálculo.

Con el fin de asegurar la evidencia, un experto debe ser quien examine el escenario de un accidente en forma muy cuidadosa, ya que de pronto puede reconocer cualquier indicio o huella que no fue notada anteriormente o puede descubrir en el sitio menos esperado alguna evidencia que puede ser la pieza clave que completa y ayuda a resolver el caso.

En todos los accidentes, los objetos involucrados deben ser verificados de una forma muy escrupulosa; en estos sitios muchas veces pueden encontrarse fibras textiles que pueden compararse con la ropa de las víctimas por medio de los métodos microscópicos y microespectrofotométricos ; se utilizan también otras formas y otros métodos adecuados para buscar otros indicios o huellas ; así mismo, el examen de los filamentos de las farolas después de un accidente puede dar indicios muy valiosos de si una lámpara estaba encendida o nó en el momento del accidente.

Un filamento roto en estado frío presenta en su fractura una estructura cristalina típica y en un filamento roto en estado caliente, frecuentemente aparecen huellas de óxido de tunsgteno amarillo, considerado en las partes más frías, especialmente en los electrodos y en el escudo del filamento del rayo bajo.

Otras de las averiguaciones que han dado bastantes luces son los cinturones de seguridad; esta investigación no solamente ayuda a resolver la pregunta de si un pasajero estaba amarrado o no, sino que también en algunas ocasiones puede dar indicios de quién era el conductor; una demostración está en los siguientes ejemplos.

Una noche un automóvil chocó un poste; cuando vino la policía al sitio del accidente, la propietaria se encontraba sentada en el asiento de al lado; dijo que era una amiga la que estaba conduciendo; al inspeccionar, en el cinturón del conductor se encontró en una área muy pequeña al lado del hombro izquierdo una gran cantidad de fibras textiles adheridas a éste. Al efectuar el análisis de esas fibras se pudo comprobar que correspondían a las fibras del suéter de la mujer que estaba sentada en el asiento de al lado, lo que probó que la propietaria era la que estaba manejando y no iba con ella, amiga alguna.

Después de un accidente el conductor insistía en que un animal había saltado a su carro haciendo que perdiera el control de éste ; el pelo que se encontró en la parte del frente del vehículo fue examinado y se determinó que era de zorro ; sin embargo curiosamente el carro no presentaba huellas de tejidos ni sangre de animal ; como las circunstancias del accidente no habían sido claras, un análisis espectroscópico se llevo a cabo en todos los pelos, y el resultado demostró grandes cantidades de aluminio en éstos ; el pelo natural no contiene aluminio, pero sí se utilizan sales de aluminio para teñir pieles ; así que por estos descubrimientos se pudo concluir que el pelo había sido tomado de un pedazo de piel de zorro teñida ; ante esa situación el conductor admitió que él había perdido el control de su carro y que había dicho lo anterior para despistar su accidente.

Los análisis de pintura en general ayudan a responder a la pregunta si dos vehículos han chocado o no; en colisiones masivas la secuencia del accidente puede reconstruirse; para ello es importante localizar exactamente las zonas donde se encuentran algunas huellas de pintura. La investigación de pinturas se realiza por análisis instrumental generalmente como espectrofotometría y microespectrofotometría.

Estos ejemplos muestran que cuando quiera que sea posible una reconstrucción forense de accidentes de tránsito, cualquier experto o testigo forense deberá basarse en todo un rompecabezas de huellas para obtener un cuadro claro libre de contradicciones, ya que la persona responsable por lo general se aprovecha de estas situaciones bien sea en forma consciente o inconsciente para colocarse en una posición favorable; así que un registro confiable por parte de la policía y un examen muy sofisticado de la evidencia del accidente es con frecuencia la única posibilidad que se tiene para presentar los hechos en una forma objetiva.

No hay comentarios.: